La vida de una mosca para cualquier ser humano parecería insignificante. No es casualidad que tengamos hasta matamoscas, que utilizamos cuando nos joden la vida, al intentar comer. La mosca tiene un promedio de 28 días de vida, lo que nosotros llamamos febrero, lo que más o menos en promedio dura la luna en todas sus fases y el ciclo menstrual de las mujeres. Esa cantidad de tiempo es ínfima comparada a la nuestra, pero ellas simplemente no le dan importancia. Por eso les gusta andar volando sin rumbo, o posarse tanto en manjares, como en excrementos. Pero conocí una mosca muy particular, una que se mantenía posada en un reloj.

 

Era muy diferente a las demás, ya que se movía siguiendo el segundero. Y es que esta mosca tenía consciencia de que su vida duraba 28 días, y para ella andar volando, o frotando sus patas en los alimentos era perder el tiempo de su corta vida; prefería ver cuánto tiempo se le iba restando de sus días. Estoy seguro que esa mosca pasó ahí el resto de las horas que le quedaban, solo una vez voló creo, y fue para llegar al reloj. No llegó a conocer ningún recinto de la casa, o del jardín, no probó ningún postre y menos la caca del perro. El reloj, sin ella saberlo, la había matado.

Claude-Monet-Waterloo-Bridge-Grey-Weather

Puente de Waterloo, tiempo gris  Claude Monet. 1903

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s